Protocolo versus etiqueta o…viceversa

En un post anterior mencionaba como el término protocolo se utiliza cada vez más como sustitutivo de etiqueta. Son numerosos los ejemplos que encontramos en este sentido y, sobre todo, como sustitutivo de etiqueta en lo que a indumentaria se refiere. Lo hemos visto recientemente en los comentarios relacionados con la ceremonia de investidura de poder real de los ya reyes de los Países Bajos: Si bien mientras fue princesa se pudo permitir usar el pelo suelto o semirrecogido ya que el protocolo así lo permite, a partir del momento en que Máxima se enteró que sería la próxima reina de Holanda, todo cambió radicalmente” (Infobae América);“Un evento de estas características lleva consigo infinidad de protocolos que deben respetarse a rajatabla. Y entre ellos, lógicamente que se encuentra el estilismo(El Litoral.com).

600x0_655860También es habitual encontrar artículos en los que nos aconsejan el “protocolo” a seguir en un determinado acto, centrándose exclusivamente en aspectos relacionados de nuevo con la etiqueta.Protocolo para una boda de mañana: ¿Cuándo se pone una pamela? ¿Cuándo un tocado? Y una vez elegido… ¿Hasta qué momento debemos llevarlo puesto?” (ABC)

"Protocolo" para una boda de tarde-noche

“Protocolo” para una boda de tarde-noche

Y, no sólo artículos, recientemente se ha publicado un libro de un personaje mediático, Carmen Lomana, en el que utiliza el término protocolo para referirse únicamente a aspectos relacionados con su particular visión sobre el “saber estar”.

Portada del libro el "Glamour inteligente" de Carmen Lomana

Portada del libro el “Glamour inteligente” de Carmen Lomana

El hecho en sí de que la palabra protocolo se utilice para referirse a aspectos más propios del ceremonial y la etiqueta quizá no sea tan grave, es un hecho el que el significado de ciertas palabras puede variar, pero en mi opinión, debería ser siempre para enriquecerlas. Protocolo, ceremonial y etiqueta están estrechamente relacionados y, los tres, son indispensables en la configuración de la imagen que queremos trasmitir de una determinada institución, entidad u organización, tanto en su devenir diario como en sus actos o eventos. La indispensable complementariedad de estos términos hace que, cada vez más, se solapen sus funciones bajo la denominación de un sólo término: Protocolo. Esto no debería alarmarnos, siempre que seamos conscientes de ello y que ese solapamiento no nos induzca a cometer errores en la práctica protocolaria. Sin embargo, me preocupa enormemente que, además de dejar de utilizar el término etiqueta, éste se convierta en sinónimo de protocolo anulando su verdadero significado y reduciendo sus funciones a las propias de la etiqueta y, más aún, a las relacionadas con la indumentaria que se debe llevar en determinados actos. Otro peligro es que el hecho de que existan ciertas normativas de legalidad vigente, indispensables en protocolo -que sí que son de obligatorio cumplimiento en actos oficiales- se confunda con la “obligatoriedad” de cumplir un “estricto protocolo” en aspectos relacionados con la etiqueta donde son los usos y costumbres, así como el sentido común y la naturaleza de los actos, los que nos indican como debemos comportarnos en determinados eventos y situaciones.

El uso y colocación de determinados símbolos deben seguir la normaniva legal vigente

El uso y colocación de determinados símbolos debe seguir la normaniva legal vigente

Resumiendo, si bien por generalizar en determinados contextos se utiliza la palabra protocolo para referirse a aspectos propios de la etiqueta, en ningún momento deben ser considerados sinónimos porque además de perder una palabra -etiqueta- también perdemos el verdadero significado de otra -protocolo-, limitando sus funciones y desvirtuando la labor de sus profesionales.

Anuncios

6 pensamientos en “Protocolo versus etiqueta o…viceversa

  1. Pingback: Hacemos balance… | Protocolarte

  2. Pingback: Para los despistados…. | Protocolarte

  3. Pingback: Una copa y una sonrisa | Protocolarte

  4. Pingback: Curiosas “funciones” de un jefe de protocolo | Protocolarte

  5. Pingback: El protocolo también entiende de emociones | Protocolarte

  6. Pingback: Protocolo, cortesía y…mucho más | Protocolarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s