“Protocolo” bajo la lluvia…

Cada vez es más frecuente utilizar el término “protocolo” para hablar de cuestiones más propias de la etiqueta, es decir, para referirse a los usos y costumbres que se deben observar en diferentes actos favoreciendo la cordialidad en las relaciones. En nuestro devenir cotidiano también es necesario establecer unas costumbres que faciliten nuestra relación con los demás porque inevitablemente las interacciones se suceden a lo largo del día. En estos casos más que de protocolo o etiqueta, ciertamente deberíamos hablar de urbanismo, cortesía o buenos modales.

Con la vuelta al cole y la llegada del otoño nos encontramos también los “maravillosos” días de lluvia -tan necesaria como incómoda en ciertas situaciones- en los que paraguas, mochilas, niños, padres, abuelos y demás acompañantes, nos juntamos (o amontonamos) a las puertas del colegio.

Tras sortear las dificultades que el camino a la escuela ofrece (charcos, coches que pisan esos charcos, baldosas trampa…) llegamos a la puerta del cole donde una nube de paraguas nos impide ver la entrada. Todos queremos proteger a nuestros hijos para que no les caiga ni una gota, no cerramos el paraguas -aunque esto suponga el riesgo de metérselo a alguien en el ojo- hay que llevarlo abierto hasta que mi niño entre y, además, me quedo observando satisfecho como ha entrado bien sequito, impidiendo el acceso de otros niños que también quieren entrar, secos o no. Además, contento por la misión cumplida, me doy la vuelta y me voy con la cabeza bien alta, tan alta que no veo a los pobres niños (que no están a mi altura) esquivando piernas para no tropezar y caerse…en un charco, claro. Al salir me encuentro con otros papás y como ya he dejado a mi niño, allí me planto con mi paraguas gigante, a hablar del “tiempo”en la misma puerta, sin pensar en la gente que todavía tiene que entrar o salir.

Cerrar el paraguas antes que dejar tuerto a alguien; tratar de no detenernos en las puertas impidiendo entradas y salidas; pasar con cuidado si vamos en el coche y hay un charco cerca de la acera; no empujar a otros niños por dejar “bien” a los nuestros; cubrir con nuestro paraguas a quien lo necesite…En definitiva, Buenos modales (mejor que “protocolo”) bajo la lluvia, que facilitarían mucho nuestra convivencia.

No querría finalizar sin antes pedir disculpas, porque más de una vez por despiste o, simplemente, por ir a lo mío y olvidar que no soy el centro del universo, seguramente habré descuidado esos buenos modales, básicos para convivencia, que tantas veces reclamo.

niños-asiaticos-compartiendo-paraguas-300x300

 

Anuncios

4 pensamientos en ““Protocolo” bajo la lluvia…

    • En actos, eventos y ceremonias cuidamos mucho estos detalles y, en cambio, hay veces que los olvidamos en nuestro día a día.
      Gracias por el comentario y por leer lo que escribo.
      Un abrazo,
      Belén Egea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s