Protocolo y vanidad….de nuevo

Mucho se hablado estos días del incidente ocurrido durante el acto de presentación de la exposición del Greco en el Museo del Prado. Confieso que mi primera reacción al ver las imágenes fue la de considerar “lamentable” la actitud de las dos autoridades protagonistas. A lo largo de la semana he podido leer diferentes interpretaciones sobre el mismo, más o menos benévolas, pero sin perder de vista que algo o alguien, desde luego, falló. greco_d1_acto

María de la Serna en su siempre interesante blog, nos explicaba perfectamente como funciona el orden de intervenciones en un acto y nos dejaba bien claro, algo fundamental, como deben estar establecidas previamente y la necesidad de comunicárselo, con claridad y antelación suficiente, a quienes van a participar en el mismo.

No se entiende, por tanto, que la presidenta de Castilla la Mancha y el ministo de Cultura no lo tuviesen claro (eso parece por la reacciones) o, si lo tenían claro, aún se entiende menos que en el último momento alguien alterase ese orden. Fallo del equipo de protocolo, del conductor del acto…está claro que alguien se equivocó y no hubo buena comunicación.

Podemos entender, entonces, cierto desconcierto en la actitud de las autoridades aunque, se supone que ya expertos en estas lides, deberían haber reaccionado con más calma, e incluso haber aclarado el “incidente” con mayor naturalidad en ese mismo momento. Sin embargo, lo que quedó fue la imagen de la “disputa” por ver quien habla primero.

Menos mal que el ministro Wert se ha encargado de “explicarlo” y esta vez sí, lamentablemente, la imagen que ha dado es la de un desconocimiento absoluto de las normas ya que ceder por “cortesía” a una señora que acude a un acto en calidad de presidenta de su Comunidad por el hecho de ser mujer no es ninguna cortesía, si no más bien todo lo contrario. Porque, no nos confundamos, en cuestión de precedencias y cargos no hay (o no debería) haber diferencias de género.

http://www.abc.es/videos-espana/20140116/wert-explica-enfado-cospedal-3063291918001.html

Así que menos risas y complicidad entre ambos, menos rifirafes por ver quien habla primero y a pensar más en lo que decimos, seamos los primeros o los últimos en hablar.

Termino con una cita de un post que escribí hace un tiempo acerca de un libro cuya lectura encaja perfectamente en este caso y…otros tantos:

cuando hubiera dudas respecto a la colocación de personalidades similares, debía resolverse poniendo al más tonto delante, ya que…el inteligente no se enterará”

 

Anuncios

3 pensamientos en “Protocolo y vanidad….de nuevo

  1. Estimada amiga, estoy de acuerdo con tus reflexiones y con el hecho de que algo y alguien fallara en la coordinación de las intervenciones y que alguien se saltó, también, el orden de las mismas, determinadas y probablemente pactadas con anterioridad. He leído esta semana a otros blogeros que se preguntan si para el caso de que la ocasión hubiera ocurrido con otras personas de la oposición, el ministro Wert no hubiera actuado en la forma que lo ha hecho.
    En primer lugar, siempre estamos hablando de flexibilidad arrogándonos -los organizadores de actos- esta capacidad cuando en realidad la flexibilidad, en última instancia, es del anfitrión y no nuestra. Por tanto, creo que el Ministro Wert haciendo uso de su cercanía, caballerosidad (no he leído en ningún sitio que lo hiciera por que ella era mujer) y de su capacidad para tomar decisiones como anfitrión hizo lo que creyó conveniente en un acto en el que podía hacerlo.
    Ese lenguaje – el de Wert hacia Cospedal- es el exigible y el apropiado en el juego político en el que los buenos son los del propio partido y el resto son los malos. No sólo hay que comprenderlo sino respetarlo. Por ejemplo, yo suelo ofrecer, cuando actúo como anfitrión, el sitio mejor a la persona a la que considero en ese momento que tiene que destacar, lo merece o simplemente me cae bien. Hemos de entender y respetar los gustos y los cambios en el último segundo de los que nos pagan. Ellos mandan, nosotros planificamos y ejecutamos según sus gustos y esto último se nos olvida. Perdón por el rollo y gracias por permitir expresar mi opinión en tu blog.
    Un saludo muy afectuoso.

    • Gracias por el comentario, Juan de Dios. Tus opiniones y reflexiones siempre son enriquecedoras y de rollo, nada. Coincido contigo en que el anfitrión decide, pero sus decisiones no solo han de tener un fondo de “caballerosidad”, especielmente cuando intervienen autoridades en actos públicos. En un acto de su partido quizá no hubiese tenido tatan repercusión mediática pero nadie debería robar protagonismo a quien realmente lo merecía…el Greco.
      De nuevo, muchas gracias por el comentario. Siempre es un placer intercambiar opiniones contigo.
      Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s