El protocolo también entiende de emociones

Hace unos días, gracias a una amiga, leía un artículo en el que se destacaba la naturalidad con la que los príncipes de Noruega se desenvuelven en los diferentes actos en los que participan, en el mismo se citaba textualmente como El protocolo cedió a la emoción cuando los príncipes Haakon y Mette-Marit asistieron al estreno en Oslo de la segunda temporada de una serie de documentales sobre jóvenes de origen extranjero que han tenido éxito en la sociedad noruega.”  Una afirmación que creo es necesario matizar, ya que el protocolo no cede sino que, más bien, asume una demostración de emociones cada vez más evidente, no solo en la realeza noruega, sino en las nuevas generaciones de príncipes y monarcas europeos.

Los príncipes de Noruega muestran sus emociones en público |HOLA

Los príncipes de Noruega muestran sus emociones en público |HOLA

Parece que no conseguimos dejar atrás esas visión de un protocolo rígido, inflexible y centrado únicamente en las cuestiones de etiqueta. Y, sinceramente, no creo que la culpa resida únicamente en los periodistas que escriben estas noticias. Ya hace un tiempo escribía un artículo, en esta misma linea, en el que el entonces príncipe de Holanda manifestaba no considerarse un “obsesionado del protocolo” porque la gente se podía dirigir a él de la forma que creyese más conveniente.

No es la primera vez, que personas que necesitan y se sirven del protocolo en su trabajo, “presumen” de ser poco “protocolarios”. Como ya explicaba en dicho artículo, el hecho de mostrar cercanía o naturalidad en el trato con los demás cuando alguien acude a determinados actos no tiene nada que ver con “saltarse el protocolo”. Se trata simplemente de un cambio de actitud, necesario, de quienes han comprendido que ocupar cargo público conlleva derechos y obligaciones, entre ellas la de mostrar respeto hacia quienes participan en esos actos a los que acuden y donde la altivez, frialdad o arrogancia no aportan ningún beneficio y, por supuesto, no favorecen una relación fluida. Sin embargo, este hecho, no impide que en esos actos no sea necesario establecer ciertas normas y límites del todo imprescindibles para el correcto desarrollo de los mismos.

Cada situación requiere un comportamiento adecuado a la misma |HOLA

Cada situación requiere un comportamiento adecuado a la misma |HOLA

Los príncipes, reyes y demás “autoridades” o “personalidades” no acuden de forma casual a determinados eventos, todo está bien programado. Es necesario conocer con antelación el motivo de le celebración de acto; la fecha y el lugar elegidos; la selección de invitados; los itinerarios, logística y seguridad; las líneas de saludo, presidencias y precedencias (que no son fruto de azar); programa de acto; intervención de medios de comunicación y puntos de foto; celebración de “brunch”, “lunch”, “coffe break”, desayuno, café almuerzo, aperitivo o lo que sea…vamos, momento distendido. Hasta los actos más “casual” necesitan tener en cuenta todos estos aspectos de los que se ocupa el protocolo, sí, ese protocolo en sentido amplio que asume, además de orden y normas, las funciones propias del ceremonial y etiqueta que todo acto requiere. Y, ese protocolo no impone sino que recoge, asume y utiliza de forma conveniente usos y costumbres que favorecen la fluidez en las relaciones necesarias en los diferentes actos, ceremonias y eventos, en los que participan diversos agentes, es decir, representantes de instituciones, entidades, organizaciones y colectivos.

Recepción en casa de los príncipes Haakon y Mette-Marit |HOLA

Recepción en casa de los príncipes Haakon y Mette-Marit |HOLA

Es cierto que la personalidad y carácter de cada persona puede hacernos sentir mayor o menor afinidad en función de su simpatía, naturalidad, seriedad, espontanéidad, discreción…teniendo en cuenta el momento, situación o incluso nuestra propia forma de ser o estado de ánimo. Pero no debemos olvidar de que en estos actos, siempre es necesaria una organizazción, que requiere de una serie de conocimientos, técnicas y estrategias que los responsable de protocolo conocen bien. No podemos dejar que la celebración de un acto sea fruto de azar, una mala organización puede tener consecuencias desastrosas. En lo que se refiere a la manifestación de nuestras emociones, no es el protocolo el que decide, si en la actualidad mostrar ciertas emociones nos hace parecer más cercanos y nos permite desarrolla mejor nuestro trabajo, no será el protocolo quien las “prohíba”, no limitemos la función de esta disciplina a aspectos propios de un determinado comportamiento.

maxima1-aEs hora de dejar claro que protocolo no es únicamente etiqueta pero también de asumir (y esto afecta a quienes nos dedicamos a esta disciplina) que si lo utilizamos en un sentido amplio, tampoco es solo orden y normativa. Como ya he comentado en otras ocasiones el Protocolo como disciplina y ahora, también, grado universitario, lleva implícitas las funciones propias de términos afines como ceremonial, etiqueta e incluso, en general, las “técnicas de organización de eventos”. Establecer claramente que el término protocolo se puede utilizar en sentido estricto (orden y normativa) o en sentido amplio (disciplina que engloba diversas funciones relacionadas con la organización y desarrollo de actos) creo que evitaría confusiones, pero la responsabilidad es nuestra, de los propios profesionales de protocolo, y no únicamente de los medios de comunicación o de quienes creen que el protocolo les impide mostrar su emociones.

Anuncios

9 pensamientos en “El protocolo también entiende de emociones

  1. Totalmente de acuerdo con tu exposición, el protocolo es orden y organización, algo que será siempre necesario en cualquier acto público y no tiene nada que ver con la actitud de las personas que asisten a él, esa faceta es independiente del protocolo, ya está bien de considerarnos a los que nos dedicamos a ello como estirados o snobs, no creo que nadie dude de que el orden es necesario 🙂

  2. Yo añadiría que el protocolo además de orden y organización debe tener una gran dosis de buena educación tanto para las autoridades como para los profesionales que ayudamos que un acto se desarrolle con naturalidad y sencillez.
    Gracias por el artículo.

  3. Pingback: Los 10 de Protocolarte | Protocolarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s