Un traje singular y un tratado muy oportuno

El pasado domingo, como parte de la actividades previas a la celebración del Día Internacional de loa Museos, se presentaron dos trajes femeninos en la Sección de Etnología del Museo de Zaragoza. Estos dos nuevos trajes de indumentaria aragonesa se incluyen en al apartado “Colecciones Históricas”, nos permiten comprobar como se fueron adaptando los trajes tradicionales a la moda que llegaba de ciudades como París, Londres y Nueva York.

María Jesús Ruiz de Aufa-Somerondón, presentando los nuevos trajes |Foto: Javier Zambrano

María Jesús Ruiz de Aufa-Somerondón, presentando los nuevos trajes |Foto: Javier Zambrano

Este proceso de adaptación a las nuevas tendencias no supuso una ruptura brusca con lo anterior, se fue dando de forma progresiva. Las damas de la alta sociedad fueron las primeras en vestir los nuevos diseños que posteriormente irían adoptando las clases populares. Precisamente los trajes que se se presentaron en la Sección de Etnología del Museo de Zaragoza, son un ejemplo de estas tendencias.

Vitrina donde se exponen los trajes presentados

Vitrina donde se exponen los trajes presentados

De los dos trajes presentados hay uno popular que sigue la moda internacional, perteneciente a la primera mitad del siglo XX, donde la adaptación a la moda se hace en la medida de lo posible utilizando tejidos como la sedalina que sustituían a otros más ricos como el terciopelo o los tafetanes. La hechura del traje también se inspiraba en los diseños que marcaba la moda. El segundo, es un traje de paseo con polisón que perteneció a una dama zaragozana y fue confeccionado en Nueva York en 1886.

Traje de paseo con polisón

Traje de paseo con polisón

Sin duda, el traje de paseo con polisón, llamó especialmente nuestra atención por su sobriedad y elegancia, realizado en terciopelo azul y con ese curioso elemento que proporcionaba volumen a la parte posterior del vestido. Fue una moda efímera que desapareció definitivamente en la última década del siglo. El polisón proporcionaba un característico perfil a la silueta femenina que hoy nos resulta ciertamente curioso. El traje que se puede admirar desde el domingo en el museo, responde a lo que se denominaría “el segundo polisón”, un estilo más sobrio donde predominan los colores intensos y oscuros, se utiliza “tono sobre tono”, es decir, un mismo color para así tratar de jugar con las texturas. El cuello del vestido es cerrado y chimenea, con hombros picudos. En su conjunto resulta un traje hermético que trasmite cierta sensación de altivez a sus portadoras.

Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte , Seurat (1884-1886)

Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte , Seurat (1884-1886)

Buscando documentación gráfica y escrita que nos ayudase a reconstruir aquellas situaciones an la que las damas de la alta sociedad lucían estos trajes, hemos encontrado un artículo muy interesante en el se cita un tratado de etiqueta que seguramente ilustra a la perfección el uso de la indumentaria en este periodo. La obra titulada Deberes de buena sociedad fue escrita por Camilo Fabra i Fontanills (1833-1902), alcalde de Barcelona, senador vitalicio y primer marqués de Alella.

533471-340x340Tal y como describe el post “A partir de las indicaciones que ofrece Fabra, podemos imaginarnos una alta sociedad barcelonesa disfrutando de múltiples bailes y conciertos, que se organizaban en residencias particulares.” Además, el artículo explica con corrección el significado de etiqueta , un término no siempre bien entendido:

“…entendiendo la etiqueta como un aspecto del ceremonial que se encarga de definir los estilos, los usos y las costumbres que se han de seguir en actos públicos solemnes; y también a la manera como se debe tratar a las personas a diferencia de los usos de confianza o familiaridad. La etiqueta se aplica en el vestuario, en la gestualidad y en el posicionamiento en el espacio de las personas asistentes a un evento. Su finalidad es la de unificar la apariencia y el comportamiento, para transmitir una imagen concreta que el anfitrión –quien organiza la fiesta– recomienda.”

Inauguración_oficial_del_concurso,_el_presidente_de_la_«Sociedad_Económica_de_Amigos_del_País»_pronunciando_el_discurso_de_apertura,_de_Marcelino_de_Unceta

Inauguración oficial de la Exposición Aragonesa de 1885

Quizá con estas descripciones y algunas imágenes de aquella época resulte más sencillo imaginar a nuestra dama zaragozana, con su traje de terciopelo azul, asistiendo a una recepción o cualquier otro ato público solemne. Pero además de imaginar, ahora de tenemos la suerte de poder admirar de cerca este traje singular gracias a la oportunidad que nos brinda la Sección de Etnología del Museo de Zaragoza.

Sección de Etnología del Museo de Zaragoza en el Parque José Antonio Labordeta

Sección de Etnología del Museo de Zaragoza en el Parque José Antonio Labordeta

Imágenes: Museo de Zaragoza

Documentación:

http://historiadeltraje.blogspot.com.es/

http://comein.uoc.edu/divulgacio/comein/ca/numero44/index.html

Anuncios

2 pensamientos en “Un traje singular y un tratado muy oportuno

  1. Pingback: Un traje singular y un tratado muy oportuno - www.protocolbloggerspoint.comwww.protocolbloggerspoint.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s