Una de cal…

Comenzaba las vacaciones despidiéndome con un post en el que manifestaba mi disconformidad con el hecho de justificar la no asistencia a un acto alegando que los actos “protocolarios” alejan a los representantes institucionales de la ciudadanía.Hoy comenzamos la vuelta al “cole” celebrando una actuación que consideramos positiva porque suprime una práctica que si bien, desde mi punto de vista poco tiene que ver con el protocolo, se asumía como función propia de este departamento.

Se trata de una práctica que no es exclusiva del Ayuntamiento de Zaragoza sino que suele (o solía) ser habitual en diversas instituciones públicas. Me refiero al hecho de tener ciertos “privilegios personales” simplemente por ostentar un cargo público, como es el caso de tener reservadas invitaciones en un palco propio de la institución para asistir a espectáculos culturales o deportivos a título personal. Se entiende que en casos excepcionales donde debe primar la seguridad de la autoridad o personalidad en cuestión y de quienes le rodean se tomen ciertas medidas (que no privilegios) facilitando accesos a determinados espacios aunque no sea una visita oficial. Pero, reitero, son casos excepcionales. Fuera de la excepción, aquella autoridad o personalidad que utiliza su cargo para beneficiarse personalmente a la hora de acceder gratuitamente a un espectáculo y, además, ocupando un lugar privilegiado, no tiene ningún sentido.

Hay quienes consideran que el hecho de que el Ayuntamiento de Zaragoza haya renunciado a los palcos que tenía en el Teatro Principal o el estadio de fútbol de la Romareda no deja de ser “golpe de efecto” ya que argumentan que en la práctica no se ejercía el “privilegio” de acceso a estos palcos fuera del ámbito de representación institucional. Pero si ciertamente, la mayoría de los concejales no los utilizaba considero acertada la decisión de hacerlo público y aprovechar esas localidades vendiendo las entradas para que puedan ser utilizadas por otras personas abonando el importe estipulado.

Afortunadamente, en este caso, (a pesar de las “matizaciones”correspondientes) todos los grupos políticos están conformes con la decisión de “liberar” estos palcos. Además como aparece en la prensa que ha hecho referencia a esta noticia  “cuando un miembro de la corporación desee, en el ejercicio de su función representativa, acudir a un partido puntual y de especial relevancia (como el Trofeo Ciudad de Zaragoza), los servicios de protocolo se pondrán en contacto con el club para organizar su asistencia”. Una función que sí corresponde al departamento de protocolo y que es fundamental porque su buena gestión favorece el buen desarrollo de las relaciones externas que toda institución debe cuidar.

Pedro Santiesteve, alcalde de Zaragoza y ChristianLapetra, presidente del Real Zaragoza |El Periódico de Aragón

Pedro Santiesteve, alcalde de Zaragoza y Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza |El Periódico de Aragón

Nos alegramos por tanto de que haya consenso en este caso y de que se tenga en cuenta el buen hacer de los profesionales de protocolo. En otras cuestiones “protocolarias” parece que tardarán más en ponerse de acuerdo, pero de eso hablaremos en otro post. Hoy es viernes y toca una de cal…

Feliz fin de semana

Anuncios

Un pensamiento en “Una de cal…

  1. Pingback: Una de cal… | Protocolarte -

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s