Red o no red…esa no es la cuestión

La mayoría de nosotros, aunque no seamos conscientes de ello (o no queramos reconocerlo), pertenecemos a alguna red social. Y, no me estoy refiriendo exclusivamente a las redes que se forman en medios como facebook, twitter o linkedin, cuya dimensión y alcance ha hecho que se hayan adueñado de una denominación ya existente y utilizada de forma genérica para referirse a toda“estructura social compuesta por un conjunto de actores (tales como individuos u organizaciones) que están relacionados de acuerdo a algún criterio (relación profesional, amistad, parentesco, etc.)”.

Compartir-800x532

En principio, somos seres sociales y, salvo que decidamos retirarnos para vivir como ermitaños, prácticamente desde nuestro nacimiento comenzamos a generar redes sociales en el colegio, en el lugar de vacaciones, en las actividades extraescolares y, así continuamos a lo largo de nuestra vida, creando vínculos personales en torno a nuestro trabajo, aficiones o actividades varias.

Considerar la redes sociales como algo positivo o negativo en sí, no tiene ningún sentido, y menos hacerlo con los medios donde se generan estas redes, ya sean online u offiline. Cada vez son más los estudios que avalan los beneficios que aportan a nuestro bienestar las relaciones sociales. Compartir emociones, experiencias, intercambiar opiniones, consejos, o recibir ayuda y asistencia en determinados momentos, pueden ser factores claves en el desarrollo de una vida saludable.

collaboration-300x261

El nivel de implicación interpersonal que establecemos en las redes sociales puede verse propiciado por un determinado contexto, pero no hay duda de que en el fondo somos nosotros (o deberíamos ser) quienes establecemos esas relaciones. Y, de nosotros depende que éstas sean o no de calidad, por tanto, beneficiosas. Valores como la tolerancia, el respeto, la honestidad, la confianza, la prudencia, la libertad; junto con la adecuada gestión de nuestras emociones, contribuyen al fortalecimiento de esas relaciones que nos hacen sentir bien y crecer como personas.

Trabajar en aquello que favorece las relaciones de calidad es tarea de todos y cada uno de nosotros. Culpar a los medios en abstracto, ya sean facebook, wasap o la comunidad de vecinos, sirve de poco. Tratar de evitar aquello que también puede generar algo muy positivo no soluciona un problema de fondo que va más allá del hecho de formar parte o no de una determinada red social.

whatsapp-sexting-01

Por tanto, deberíamos ser consecuentes con nuestras decisiones, asumir nuestros aciertos o errores y mantener una actitud positiva y de superación, independientemente de que otros no la tengan. Eso es lo que realmente hace que las relaciones sociales generadas en las redes sean positivas. Y, ese beneficio es tan saludable y gratificante que sería poco práctico no formar parte de las mismas, eso sí, siempre siendo conscientes y libres a la hora de elegir nuestra manera de estar o no en ellas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s