La amabilidad no entiende de ideologías

Ayer, Gozarte recordaba en una red social la efeméride del asesinato de presidente del PP aragonés, Manuel Giménez Abad. Han pasado ya quince años, pero todavía recuerdo aquella tarde de domingo. Por aquel entonces era una de las guías del palacio de la Aljafería, un edificio de singular belleza en el que se encuentra la sede de las Cortes de Aragón.

Esa tarde no tuvimos muchas visitas, así que estábamos en la tienda del palacio (nuestra “sala de espera”) cuando recibimos la noticia. Fue impactante por muchos motivos, la frialdad, el momento escogido, el lugar y porque Manuel Giménez Abad iba acompañado de su hijo. La monotonía de aquella tarde se interrumpió trágica e inútilmente. Porque aquel asesinato, como tantos otros, fue un sinsentido.

No conocía personalmente a Manuel Giménez Abad, pero los que sí lo conocían de verdad coinciden en destacar que era un hombre bueno. Lo que sí recuerdo perfectamente es su sonrisa, una sonrisa que tan solo la amabilidad genera. Y lo recuerdo bien, porque él era uno de los pocos que, cuando pasaba por la taquilla en la que muchas veces nos tocaba estar repartiendo las entradas, saludaba, siempre saludaba.

Trabajar en el palacio de la Ajafería supone acompañar y guiar a personas muy diferentes. Entre las “autoridades” y “personalidades” con las que me tocó ejercer de cicerone recuerdo a presidentes autonómicos, ministros, consejeros, directores generales, escritores y artistas. Por supuesto también fui guía de todo tipo de grupos: niños de todas las edades, de colegios públicos, privados y concertados; adolescentes y universitarios, españoles y extranjeros; médicos, juristas, arquitectos, jubilados, amas de casa…y un largo etcétera de personas pertenecientes a asociaciones de lo más variopinto que podáis imaginar.

Bueno, pues entre tal variedad de grupos y personas, os aseguro que la amabilidad no entendía de ideologías, cargos, edad, sexo, condición social, regiones o países. Entre todas esas personas a las que me tocó guiar, bien de forma individual o en grupo, encontré gente amable, capaz de atender, sonreír, saludar y, en definitiva, capaz de mostrar consideración hacia la persona que les estaba acompañando. Y, por supuesto, encontré también todo lo contrario, personas altivas, inoportunas, distantes y, por qué no decirlo, mal educadas. Daba igual a qué grupo perteneciesen o qué cargo tuviesen, amabilidad y grosería, se repartía a partes iguales.

La amabilidad no es una cualidad innata, es un valor que hay que trabajar cada día, que implica un ejercicio diario hacia los demás y uno mismo de respeto, afecto, seguridad, naturalidad y honestidad. Hábitos sociales tan básicos como saludar, presentarse, escuchar, pedir las cosas por favor, dar las gracias o mostrar un mínimo de interés por lo que le sucede a quien tenemos enfrente, son rasgos propios de personas amables que hacen la vida agradable a quienes les rodean.

La sonrisa, la que es auténtica, no falla, delata a las personas amables, a aquellas que intentan serlo cada día independientemente de su situación personal, profesional, creencia o ideología. Y, esas sonrisas, las auténticas, las que no posan, son las que permanecen en nuestros recuerdos.

Foto_mga

M.Giménez Abad |Foto: Fudación Manuel Giménez Abad

 

Anuncios

3 pensamientos en “La amabilidad no entiende de ideologías

  1. Pingback: La amabilidad no entiende de ideologías vía @abegea - Protocol Bloggers Point

  2. He leído el post con un verdadero escalofrío, que dura tuvo que ser la situación y que pronto se olvidan las víctimas.
    La amabilidad efectivamente no es innata pero algo tiene que haber en la personalidad que hace que fluya naturalmente, no creo en la amabilidad más que cuando es auténtica y esta viene de la empatía, pienso.

    • Sí, es probable que haya cierta predisposición, pero también considero que si desde pequeños nos fomentasen ciertos valores y cualidades quizá no nos costaría tanto ser amables.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un saludo,
      Belén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s