Protocolo para niños: 1, 2, 3…ordenamos

Quienes me leéis de forma habitual sabréis que no es la primera vez que escribo sobre protocolo para niños, tanto en este blog como en la revista Pruébate Magazine con la que colaboro desde hace un tiempo. Y es que, no puedo evitar que me salga la vena maternal,también en lo que se refiere al protocolo. Y cuando hablo de protocolo me refiero esa útil herramienta de comunicación indispensable a la hora de facilitar el buen desarrollo de una infinidad de actos en los que todos, de una forma u otra, participamos interactuando con otras personas y, donde el éxito de los mismos depende en gran medida de la fluidez y cordialidad de las relaciones que en ellos se establezcan.

Y, así, como una potente herramienta de comunicación deberíamos enseñársela a los más pequeños. Está muy bien que ellos sepan cómo comportarse en la mesa y en cualquier lugar, de hecho, es algo fundamental para la convivencia. Pero el protocolo nos aporta mucho más, y para poder comprenderlo en su totalidad deberíamos comenzar por entender lo más básico, su esencia y ésta no es otra que el orden, sí, sí, algo tan aparentemente sencillo que facilita mucho las cosas, pero que no siempre es fácil de conseguir.

ORDEN y ¿por qué orden?, os preguntaríais si fueseis niños. ¿Para qué lo queremos? ¿Es necesario? ¡No me gusta el orden! ¡Menudo rollo! Sí, sí, un rollo, pero:

  • – Alguien tiene que ser el primero en tirar los dados cuando jugamos al parchís y no siempre es fácil establecer los turnos.
  • – ¿Es posible subir 25 niños a la vez a un autobús? Menos mal, que podemos formar filas porque todos a la vez no cabemos por la puerta.
  • – Es la hora de ir a comprar el bocadillo, pero si pedimos diez niños a la vez el pobre Antonio no se entera, así que mejor se lo pedimos de uno en uno, según vamos llegando.
  • – La profe nos ha preguntado en la asamblea que hemos hecho este fin de semana, hemos tenido que levantar la mano para hablar de uno en uno porque si no, era imposible oír nada.
  • – Me lo paseé genial en las camas elásticas, aunque tuve que esperar turno para poder saltar y no golpearme con otros compañeros.
  • – Este año somos un montón en el equipo de fútbol sala, así que cuando jugamos un partido nuestros entrenadores forman varios grupos de cinco y nos organizan para que podamos jugar todos.
  • -¡Hemos ganado un partido! ¡Nos han puesto en fila y nos han entregado las medallas!

Y, así, suma y sigue…En fin, que parece que esto del orden no es algo tan raro, al revés, si no fuese por él sería un lío jugar al parchís, a la oca o a las cartas. Sería imposible subir al autobús, entrar en clase o saltar en las camas elásticas. Imposible también comprar un bocadillo, enterarse de lo que cuenta mi compañero en la asamblea o jugar el partido.

Image

¡Vaya! Pues parece que el ORDEN no es tan malo, es más, facilita mucho las cosas. Está muy bien, pero, ahora viene la segunda pregunta: ¿Cómo establecemos el orden para que nadie proteste? ¡Ay!, esa es la parte más complicada del protocolo. Así que esa lección la dejamos para el próximo día 😉

Anuncios

Un pensamiento en “Protocolo para niños: 1, 2, 3…ordenamos

  1. Pingback: Protocolo para niños: 1, 2, 3…ordenamos | Protocolarte - Protocol Bloggers Point

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s