La fuerza de una tradición: La ofrenda de flores a la Virgen del Pilar

Estos días los zaragozanos estamos de celebración, son las Fiestas del Pilar, y durante más de una semana tenemos la oportunidad de disfrutar de una variada programación repleta de conciertos, animación infantil, ferias, teatro y diversas actividades para todos los gustos y edades.

Personalmente, dado que no me entusiasman las aglomeraciones, confieso que son muy pocas las actividades a los que asisto y, trato de disfrutar de mi ciudad alejándome, en la medida de lo posible, del bullicio. Pero año tras año hay un acto, que a pesar de ser multitudinario (por tanto, con aglomeraciones y todo lo que conlleva) trato de no perderme: la ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar. Llevo participando en ella desde que era pequeña, acompañada por familiares o amigos, es decir, siempre en buena compañía. Porque, sin duda, así se disfrutan los actos donde la carga emocional escapa a la razón de quien no los siente como suyos.

img_20151012_160738

Difícil, por tanto, explicar la emoción de participar en una tradición que rinde homenaje a nuestra patrona, la virgen del Pilar, símbolo por excelencia de los zaragozanos (o al menos de una gran parte de ellos). Más allá del indudable componente religioso de este acto, fruto de una tradición cultural e histórica que no podemos obviar, su fuerza y su éxito reside en el refuerzo del sentimiento de unidad y de pertenencia a un determinado lugar que provoca.

Y es que, como ya he comentado en alguna otra ocasión “La fuerza de las tradiciones reside en el vínculo que crean quienes las siguen y, desde prácticamente el principio de la humanidad, las personas hemos manifestado la necesidad de establecer esos vínculos que refuerzan nuestra identidad sintiéndonos parte de un colectivo.” Por tanto, “…en el fondo de todas las celebraciones, más allá de sus diversas apariencias, sigue prevaleciendo esa necesidad de sentirnos acompañados, de reforzar vínculos y comunicarnos.”

img_20151012_124511

Y, la ofrenda de flores a la Virgen del Pilar cumple esos requisitos siendo una de nuestras tradiciones más consolidadas. El ritual de preparación de la indumentaria regional (imprescindible requisito de participación); la determinación del momento y lugar de concentración donde comenzar el recorrido; o la elección del ramo que vamos a ofrecer. Son algunos de los pasos a seguir cada año por quienes decidimos participar en este acto y que contribuyen a crear una atmósfera cargada de luz, color y emociones compartida tanto por los oferentes como por quienes contemplan el acto.

Así que, si estos días os animáis a venir a mi querida Zaragoza, espero que encontréis vuestro momento, vuestro lugar y que compartáis con nosotros esas emociones que solo son posibles de sentir en buena compañía.

¡Felices fiestas!

img_20151012_162246

Anuncios

4 pensamientos en “La fuerza de una tradición: La ofrenda de flores a la Virgen del Pilar

  1. Pingback: La fuerza de una tradición: La ofrenda de flores a la Virgen del Pilar | Protocolarte - Protocol Bloggers Point

  2. Pingback: 12 de octubre, historia del #protocolo en el BOE |

    • Muchas gracias Arancha. La verdad es que sí que es un día muy especial para quienes lo hemos vivido desde pequeños pero también para todo el que decide participar aunque no sea de aquí. Cada año crece la participación y la buena disposición de la gente para que todo salga bien. Cada año mejor!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s