Fútbol y civismo…todos jugamos

Esta mañana leía en la prensa que el Gobierno de Aragón lleva tiempo trabajando en el anteproyecto de la ley de la actividad física y el deporte que aborda entre otras cuestiones todo lo relacionado con los actos de intolerancia que se producen en el ámbito deportivo. Además de tener “potestad para sancionar los actos de intolerancia”, desde el Ejecutivo autonómico también se quiere fomentar un plan para “eliminar las malas conductas”,ya que la prevención de éstas es clave para no tener que recurrir finalmente a la sanción.

Y es que, en poco tiempo, han tenido lugar  agresiones en partidos de fútbol cuya repercusión en  prensa ha hecho posible que seamos más conscientes de lo que sucede en ciertos campos, pero que lamentablemente no son ni las primeras ni las únicas que se han producido en un encuentro deportivo.

Contrariamente a los valores que puede fomentar el deporte como la convivencia, el trabajo en equipo, la participación, la constancia, la diversión o el compañerismo, a veces, encontramos actitudes que lo que ponen de manifiesto es más bien la ausencia de estos valores. Y, además, en muchas ocasiones estas actitudes provienen no de los jugadores (que también) sino de espectadores y, más concretamente, de padres que acompañan a sus hijos en los partidos.

Ciertamente, como en todo, no podemos generalizar porque también hay padres con una actitud ejemplar capaces de entender que en el deporte -incluso en el más alto nivel de competición- siempre debe prevalecer el respeto por encima de todo. Y que la constancia y el esfuerzo realizado por sus hijos y sus compañeros debe ser reconocido independientemente de que alcancen o no la victoria.

Esta debería ser la actitud que imperase en todos los campos de fútbol y no solo en las competiciones sino en todo lugar donde un grupo de chavales pone en práctica este deporte. Esa actitud ejemplar, no debería permitir lo contrario ni mirar hacia otro lado cuando alguien no la tiene. Este es el cambio que debemos asumir, el de dejar de hacer la vista gorda ante las agresiones físicas o verbales que se puedan producir en cualquier campo, incluso, en el que vemos en nuestra casa a través de la pantalla. Porque los insultos, las actitudes despectivas y el menosprecio no deberían tener cabida en ningún ámbito, comenzando por el familiar que es donde debemos comenzar dando ejemplo.

Y, parece que ese cambio ha comenzado, porque a pesar de que lamentablemente se siguen produciendo agresiones, cada vez hay más voces que las denuncian. Esperemos, por tanto, que este cambio se mantenga porque en cuestión de civismo todos deberíamos formar un mismo equipo.

img-20161112-wa0001

Anuncios

Un pensamiento en “Fútbol y civismo…todos jugamos

  1. Pingback: Fútbol y civismo…todos jugamos | Protocolarte - Protocol Bloggers Point

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s