Protocolo para los “despistados”: Las catenarias

Hace tiempo escribí un artículo en el que explicaba que protocolo es algo más que buena educación, aunque ciertamente la forma de comportarse en determinados lugares públicos y, especialmente en todos aquellos actos sociales en los que participamos, han pasado a formar parte de esa concepción genérica del protocolo que aborda aspectos relacionados no solo con el orden de los actos, sino también con su ceremonial, etiqueta y, en este caso, comportamiento adecuado a seguir en los mismos.

En ese comportamiento adecuado, la urbanidad o buena educación que debe o debería regir nuestro comportamiento para favorecer la interacción con los demás, es lo que justifica el artículo que hoy escribo.

Porque la urbanidad y el buen comportamiento posibilita el hecho de que la convivencia sea favorable y que el respeto mutuo sirva para mantener la armonía de nuestras relaciones. En el artículo anteriormente citado, explicaba como con frecuencia nos preocupamos de la parte más vistosa del ceremonial y la etiqueta, olvidando con frecuencia detalles básicos de la convivencia como el pedir las cosas por favor, ceder el asiento a quien más lo necesita o dar las gracias a quien amablemente nos ha atendido.

En ese mismo artículo excusaba ese inadecuado comportamiento afirmando que “En esta vida ajetreada que llevamos quiero pensar que no es la mala educación o un marcado sentimiento de “ombligo del mundo” el que nos lleva a anteponer nuestras “necesidades” a las de los demás, seguramente esta falta de cortesía se debe simplemente al despiste.”

Sí, el despiste. Ese gran aliado que a veces nos sirve de excusa para justificar un procedimiento no adecuado. Y, ese “despiste”, es bastante frecuente a la hora de no respetar los límites marcados por las catenarias. Ese útil elemento tan utilizado en actos, ceremonias y eventos, que sirve para marcar zonas reservadas que deben ser protegidas o delimitadas para un uso determinado. También es frecuente su uso en museos o salas de exposición para proteger las obras allí expuestas.

Por motivos de trabajo he comprobado en más de una ocasión como algún “despistado” las saltaba o se flexionaba para pasar por debajo “sin darse cuenta” y acceder a un espacio reservado, que lo está, no por capricho, sino por precaución, por seguridad, que está delimitado por una determinada razón que es la que justifica el adecuado uso que se debe dar al mismo.

Advertidos de su despiste, en la mayoría de los casos, los infiltrados se disculpan por no haberse dado cuenta de la existencia de dicha catenaria y se van del lugar volviendo a repetir el ejercicio gimnástico que les ha permitido adentrase en el espacio “prohibido” sin ser conscientes de ello.

Para quienes tenemos que indicar que se deben respetar ciertos límites, nos resultaría mucho más sencillo no tener que hacerlo, pero si por sobrepasar esos límites el “despistado” sufriese algún percance, las consecuencias serían mucho más desagradables que el hecho de tener que indicar y hacer respetar esos límites. Por eso, una vez más recuerdo a los “despistados” que las catenarias tienen una función: delimitar un espacio reservado por motivos de seguridad. Respetar esa función pone de manifiesto nuestro respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos.

spain-japan-8-a

Un espacio delimitado con catenarias durante la visita de los reyes de España al Museo de la Ciencia Emergente y la Innovación (Miraikan)|HOLA

Feliz semana

¡Larga vida a las Jornadas de Protocolo!

Estos días se cumplen dos años de la celebración de las I Jornadas de Protocolo organizadas en la ciudad de Zaragoza. La propuesta de quienes integramos el “Comando Mañico” (como cariñosamente nos llaman nuestros compañeros) no se hubiese materializado sin la generosidad de quienes decidieron asistir y participar en las mismas.

11212621_827488643998984_6683543163146999242_o (1)

Jornada de Protocolo Zaragoza 2015

Gracias a estos compañeros “protocoleros”, las Jornadas de Protocolo se han consolidado. El año pasado pudimos disfrutar de unas magníficas II Jornadas celebradas en Alicante y organizadas por una gran amiga y profesional del protocolo y los eventos, Julia Alonso.

13412885_10208039032845478_9202504107184380820_n

Jornada de Protocolo Alicante 2016

Este año se celebran las III Jornadas de Protocolo en A Coruña teniendo como anfitriones a Pilar Muiños y Fernando Ares, así que el éxito está garantizado. El encuentro tendrá lugar en breve y reunirá a un nutrido grupo de “protocoleros” con ganas de aprender, compartir y disfrutar con compañeros de profesión, muchos de ellos amigos gracias a estos encuentros, donde la experiencia personal enriquece, sin duda, la profesional.

jornadasprotocolo

Lamentablemente una serie de circunstancias me impiden, con gran dolor de corazón, asistir a estas III Jornadas, pero estoy segura que, aunque no sea de forma presencial, las disfrutaré en modo virtual, porque mis compañeros nos darán buena cuenta de sus pasos gracias a esos medios que facilitan nuestra comunicación, casi diaria, a pesar de la distancia. Unos medios que han generado una “red social protocolera” consciente de que son simplemente eso, unos medios que no sustituyen la necesidad de prescindir de ellos, de vez en cuando, para sentir la calidez de esos abrazos tan necesarios.

Este año me quedo sin abrazos, pero no me despido de ellos porque espero seguir teniéndolos en nuestras próximas Jornadas y Quedadas…¡¡¡larga vida a los encuentros “protocoleros”!!!

Madre… ¿no hay más que una?

Por supuesto, para cada uno, su madre es única y, precisamente, esa singularidad hace prácticamente imposible definir lo indefinible.

¿Por qué? … ¿Qué significa ser madre? Más allá de mediáticos debates sobre “buenas” y “malas” madres, “arrepentidas” o no, “sobreprotectoras”, “helicóptero” …y tantas otras etiquetas que nos adjudican, lo cierto es que ninguna de ellas se ajusta completamente nuestra realidad. Por tanto, disculpad mi atrevimiento si intento describir lo indescriptible arriesgándome a decir que una madre es…

La que ejerce como tal demostrando hacia sus hijos un amor inmenso, no exento de dudas miedos o inseguridades.

La que no renuncia a la responsabilidad de acompañarlos en un proceso educativo permanente, sabiendo adaptar un grado de responsabilidad que varía conforme van adquiriendo la madurez necesaria como para poder volar solos, eso sí, sin perder hacia elles un amor que siempre perdura.

La que en ese proceso de acompañamiento puede estar sola o en pareja (de distinto o del mismo género).

La que trabaja como directiva en una multinacional, de cajera en un supermercado, de peluquera, bombera, médico, policía, actriz, bloguera…La que ejerce como reina, presidenta, ministra, consejera, diputada… La que está en búsqueda de empleo y las paradas de larga duración.  La que estudia, la que investiga, la que emprende, la que inventa y se reinventa. La que es capaz de hacer varias tareas a la vez, y la que no.

¿Admirables? …Para mí todas lo son, lo sois. Valientes por renunciar a los tópicos que convierten en “heroínas” a las “supermadres”, esas que se “desviven” por llegar a todo, tanto que a veces olvidan que ser “supermadre” es solo eso, un tópico más. Porque no hay etiqueta que sirva para describir una experiencia única, personal e indescriptible…la de ser, sencillamente, madre.

IMG_20160827_184638

Feliz día de la madre

Protocolarte ZGZ visita “Europa Solar” de Paco Algaba y “ModPortrait 2016” en el IAACC Pablo Serrano

IMG_20170406_110355_025

Fachada principal del IAACC Pablo Serrano |FOTO @abegea

Cuando el tiempo me lo permite, me gusta perderme por las exposiciones que nos ofrece la ciudad de Zaragoza. El ambiente de calma y silencio que se respira en ella a ciertas horas del día invita a disfrutarlas sintiéndote observador privilegiado de las mismas.

Hoy he tenido la oportunidad de visitar dos de estas exposiciones que se pueden ver el IAACC (Instituto Aragonés del Arte y la Cultura Contemporáneos) Pablo Serrano: “Europa Solar” del artista madrileño, afincado en Zaragoza, Paco Algaba y las obras finalistas de la IV Edición del Concurso “ModPortrait 2016”. Ambas, sin duda, un placer para los sentidos.

Adentrarse en la exposición “Europa Solar” del videoartista Paco Algaba supone sumergirse en una vídeo instalación en la que el paisaje nos atrapa haciéndonos sentir parte del mismo. La sensación de soledad nos invita a reflexionar sobre la fragilidad de nuestro destino. Mediante la “recopilación de imágenes de los suelos, la obra Europa solar nos enfrenta a la realidad de la tierra y el paisaje, a sus transformaciones y a su destino que, a la postre, es también nuestro destino como animales políticos.” (Manuel Olveira)

Si en “Europa Solar” el paisaje adquiere protagonismo frente a la figura humana, en “ModPortrait 20016” es, precisamente, esa figura humana la que se convierte en el principal objeto artístico. Fruto del concurso organizado por la Galería virtual Artelibre en colaboración con la “Fundació de les Arts i els Artistes” para promover al arte figurativo en la modalidad de retrato, surge esta exposición en la que a través de distintas técnicas podemos disfrutar de una serie de retratos excepcionales, donde el realismo e hiperrealismo con el que se representa a algunos de ellos nos hace observarlos casi con mirada fotográfica.

Cotés Antequera

Cortés Antequera (España) “Mundos, adolescencia” Óleo sobre tabla |FOTO http://www.modportrait.net

Como comentaba al principio, ambas exposiciones son un deleite para los sentidos, un parón necesario en nuestras ajetreadas vidas que requieren de estos pequeños placeres artísticos para alimentar el alma, invitándonos a la reflexión pausada que ofrece esa mezcla de sensaciones que el arte nos produce.

Os invito, por tanto, a través de Protocolarte ZGZ, a disfrutar de esos #pequeñosplaceres artísticos en uno de #misrinconesfavoritos: el IAAC Pablo Serrano.

Feliz día

 

 

 

 

Calidad con calidez. III Congreso Internacional “Protocolo y Redes de Investigación”

La semana pasada tuve la suerte de participar en el III Congreso Internacional sobre “Protocolo y Redes de Investigación” celebrado en el salón de actos de las Facultades de Derecho y Ciencias Políticas de la UNED, en Madrid. Si a alguien tengo que agradecer mi participación -aparte de, por supuesto, a su organizadora Dolores del Mar Sáchez-González– es a mi compañera y amiga, Beatriz Freixas Castellnou, que fue quien me animó a participar en equipo presentando dos comunicaciones.

Presentar una comunicación en un congreso exige un arduo trabajo previo de investigación sobre el tema a tratar, con todo lo que ello supone: búsqueda de fuentes, bibliografía y todo tipo de documentación relacionada con el tema; lectura y análisis de textos e imágenes; sistematización de contenidos a tratar; redacción del texto definitivo; y preparación de la presentación oral del trabajo realizado. Sin duda, una labor que requiere gran esfuerzo teniendo en cuenta que, además, se debe compaginar con otras actividades.

17629875_10210896795928944_4285620537951512795_n

Momentos previos a nuestra llegada al congreso |FOTO: B. Freixas

Hacerlo en equipo tiene muchas ventajas, ya que puedes comentar dudas, hallazgos e incluso nervios de última hora que compartidos parece que son más llevaderos. La participación en estos congresos, supone, además, el rencuentro con muchos amigos y compañeros, y el descubrimiento de personas con las que espero poder volver a coincidir en futuros encuentros.

Todo el esfuerzo previo merece la pena si después, la calidad que se trata de aplicar a nuestros trabajos de investigación viene acompañada de la calidez humana de quienes acuden a presentar sus comunicaciones y, también, de quienes nos acompañan como oyentes en la presentación de las mismas.

IMG-20170331-WA0001

Cena con algunos de los compañeros que asistieron al congreso

En este congreso, como en todos, había temas que nos resultaban más o menos interesantes, no porque en sí lo fuesen, sino porque teníamos más o menos afinidad con el contenido de los mismos. La variedad nos enriquece porque siempre encontramos propuestas interesantes que complementan nuestra visión sobre ciertos temas, e incluso descubrimos nuevos puntos de vista que no habíamos considerado previamente. Por eso, en lo que respecta a los temas tratados, siempre encontramos algo positivo.

Pero sin duda, si hay algo que valoro de estos encuentros, como ya apuntaba, es la calidez humana de quien participa. Admiro a esos ponentes que se expresan de forma cercana, con profesionalidad y, sobre todo, con humildad. Ellos son mi referente, los que me animan a seguir participando en congresos, jornadas y encuentros, con la intención de continuar aprendiendo, mejorando y, ante todo, compartiendo nuestra pasión por el protocolo.

FB_IMG_1491160229136

Fotografía de grupo de los asistentes al III Congreso Internacional “Protocolo y Redes de Investigación” |FOTO: CIEP

¿Por qué apuesto por a la Delegación Territorial de la AEP en Aragón?

fotonoticia_20170309204227_640

Fuente, Farré, Gato, Bernués y Carnicer en el acto de presentación de la Delegación Territorial de la AEP en Aragón | EUROPA PRESS

Ayer, ante más de doscientas personas, se celebró el acto de presentación de la Delegación Territorial de la AEP en Aragón, a cargo del presidente de la AEP, Juan Ángel Gato y la delegada de la AEP en Aragón, Jara Bernués. A continuación   tuvo lugar la mesa redonda: “Protocolo, clave para el éxito de un evento”, en la que participaron Javier Carnicer, jefe de protocolo del Gobierno de Aragón y Carlos Fuente, director de ISCE, Universidad Rey Juan Carlos.

Sin duda alguna, la convocatoria fue todo un éxito. La Delegación Territorial de la AEP en Aragón comienza su andadura con la intención de dar a conocer la importante labor que realizan en nuestra comunidad los profesionales del protocolo y la organización de eventos. Una delegación que comparte los fines de la AEP tratando de acercarlos de forma más directa a nuestra comunidad.

Como bien comentó el presidente de la AEP, Juan Ángel Gato, la asociación trata de descentralizarse para llevar a cabo desde cada comunidad autónoma una labor más efectiva. Nuestra delegada, Jara Bernués, a la que avala una larga trayectoria profesional en el mundo del protocolo y la organización de eventos, apuesta por la unidad de todos los profesionales del sector con la intención de poner en alza el valor de la profesión, así como por la necesidad de establecer y reforzar sinergias con profesionales de disciplinas afines como el marketing, la comunicación, la escenografía o la publicidad.

La importancia del protocolo, clave del éxito en la organización de eventos, quedó claramente demostrada a través de las brillantes exposiciones que realizaron Javier Carnicer y Carlos Fuente, dos grandes referentes del mundo del protocolo y la organización de eventos. Ambos coincidieron en destacar el valor del protocolo como imprescindible herramienta de comunicación en la organización de cualquier acto, así como en la necesidad de saber adaptarlo a cada circunstancia. También destacaron la importancia de la aplicación de nuevas tecnologías en la gestión de eventos, necesarias en un sector que crece cada día, adaptándose a la demanda de la sociedad actual inmersa un mundo digital al que no podemos dar la espalda.

Quienes, de una forma u otra, nos dedicamos al mundo del protocolo, somos conscientes de su valor como herramienta de comunicación, y por eso tenemos la responsabilidad de utilizarlo correctamente, aplicando criterios que pueden ser diversos, pero nunca prescindibles. Ahí radica la excelencia de la profesionalidad en la capacidad de saber adaptar una disciplina (que algunos erróneamente consideran rígida) a nuevas circunstancias, sin la necesidad de renegar de una serie de normas, usos y costumbres que constituyen su esencia.

La riqueza de una profesión admite diversidad de criterios, opiniones, debates y discusiones, y se hace fuerte cuando la existencia de esa diversidad no se vive como una amenaza sino como un requisito imprescindible para seguir creciendo y evolucionando profesionalmente.

Mi apuesta por esa diversidad hace que vea con ilusión la llegada de la Delegación Territorial de la AEP en Aragón, una delegación que solo tendrá sentido si somos capaces aunar todas y cada una de las aportaciones de quienes creemos en la necesidad de seguir apostando por aquello que nos une: nuestra pasión por el Protocolo.

Feliz día

 

#ProtocoloBCN17: Una Quedada con mucho arte

Desde mayo de 2015, momento en el que tuvimos nuestra primera Jornada Protocolera en Zaragoza, se han celebrado ya cuatro encuentros, el último de ellos en Barcelona. Unas Jornadas y Quedadas, que están cumpliendo y superando todas las expectativas. El propósito de las mismas no es otro que el de reunirnos con compañeros de profesión y de pasión, porque realmente eso es lo que mueve a un grupo de “protocoleros” que deciden celebrar estos encuentros para compartir experiencias, anécdotas y, sobre todo, la emoción de traspasar nuestra habitual comunicación digital para poder conversar sin tener que estar conectados a una pantalla.

16649085_10210566360588267_6828456537018571992_n

Esta vez nuestros compañeros de Cataluña ejercieron de anfitriones y lo hicieron fantásticamente porque nos prepararon un magnifico programa de visita que nos permitió disfrutar de algunos lugares emblemáticos de la Ciudad Condal sin perder la oportunidad de compartir risas y confidencias entre nosotros.

Nuestro primer punto de encuentro fue la Sagrada Familia, impresionante basílica diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí, donde la espiritualidad trasmitida por el mismo se ha mantenido y mantiene viva a través de todos los artistas que han pasado, siguen pasando y pasarán hasta que finalice el proyecto de construcción en 2026. La plasticidad del edificio perfectamente conjugada con una luz que invade el interior de quienes se adentran el templo provoca en quienes la visitan multitud de sensaciones.

img_20170218_125407_252

Nosotros, además, de disfrutar de todas esas sensaciones tuvimos la suerte de ser atendidos por el personal de Relaciones Institucionales, quienes amablemente nos explicaron en qué consiste su trabajo. Una importante labor donde además de la atención a diferentes visitas preparan con gran detalle todos y cada uno de los actos que tienen lugar en la basílica.

Tras finalizar esta visita nos dirigimos al Restaurante Galaxó, en el Hotel Casa Fuster, donde además de disfrutar de una exquisita comida pudimos descubrir el encanto de lo que fue la casa de la familia Fuster, una de las emblemáticas obras modernistas del arquitecto Lluís Domenech i Montaner, que sigue manteniendo, tras su restauración, el encanto de un tiempo pasado que nos permite disfrutar de los pequeños placeres de un presente muy vivo. Lugar de encuentro y de celebración, sus habitaciones y salas nos descubren todo tipo de detalles decorativos que casan a la perfección con los avances de las nuevas tecnologías que no faltan en sus instalaciones. La amabilidad y profesionalidad de quienes nos atendieron hicieron aún más grata la visita a un lugar que merece la pena descubrir.

img_20170218_155043_075

Antes de finalizar el encuentro también pudimos visitar la exposición El Celler de Can Roca en el Palau Robert. Un verdadero deleite para todos los sentidos donde el arte de la cocina se muestra a través del trabajo llevado a cabo por los hermanos Roca en el que la creatividad, fruto de un laboriosa investigación, ofrece un resultado tan sorprendente como digno de admiración.

 

20170218_165558

Sin duda, fue una quedada inolvidable, donde la calidez de quienes nos acompañaron nos hizo sentir como en casa. Auguro una larga vida a estas Jornadas y Quedadas Protocoleras y espero poder seguir coincidiendo con vosotros en próximos encuentros.

Un fuerte abrazo (esta vez virtual) a todos lo que participasteis en la Quedada y, en especial, a quienes no pudisteis pero os hubiese encantado venir.

img-20170218-wa0027

¡Nos vemos en la próxima!