La tradición de las 20:00

Quizá sea excesivo hablar de tradición cuando se trata de una costumbre que, en nuestro caso, llevamos realizando desde el pasado 14 de marzo. Fecha en la que iniciamos nuestro confinamiento ante el estado de alarma decretado ante la situación provocada por el Covid-19. Una costumbre que consiste en salir a aplaudir cada tarde a la terraza. Un aplauso que se inició como homenaje al personal sanitario y que se ha ido haciendo extensivo a todos aquellos que cada día contribuyen a hacer que nuestra actual situación mejore lo antes posible.

Pero más allá del aplauso, lo que va camino de convertirse en la “tradición de las 20:00”, supone para muchos una cita con la comunidad, un momento de encuentro que nos hace sentir cerca a quien apenas conocemos, pero con quienes hemos formado un vínculo en torno a una situación que nos ha desconcertado a todos, que ha modificado muchas de nuestras actividades cotidianas confinándonos en un espacio limitado, algunos más limitados que otros, pero todos, de una u otra forma, confinados.

rhdr

Hace un tiempo escribía que todas las tradiciones tienen un comienzo y que es precisamente su repetición la que les otorga el carácter de tradicional. También que la fuerza de las tradiciones reside en el vínculo que crean quienes las siguen y, que desde prácticamente el principio de la humanidad, las personas hemos manifestado la necesidad de establecer esos vínculos que refuerzan nuestra identidad sintiéndonos parte de un colectivo.

Participar en esas tradiciones no supone renunciar a nuestra individualidad, tan solo demuestra la necesidad de sentirnos acompañados en ciertos momentos, de ser capaces de ceder ante a una colectividad que merece nuestro respeto. Una colectividad de la que todos, para lo bueno y para lo malo, formamos parte.

Por eso, cada tarde, salimos a rendir nuestro pequeño homenaje a quienes cada día hacen lo que pueden por ayudar a los demás, a acompañar a quienes sienten la necesidad de compartir ese momento de unión, que apenas dura quince minutos, pero que se repite cada día sin necesidad de que nadie nos diga que lo que debemos hacer. Con aplausos, con música, con velas, con silencio…con respeto.

Porque esa es la base de la convivencia, el respeto mutuo y no creer que uno es mejor que nadie.

images

#YoMeQuedoEnCasa #CadaUnoLoQuePueda

Protocolarte vuelve con el Alma del Ebro

Sí, terminó la pausa, pero fiel a su lema, Protocolarte vuelve, sin prisa, reivindicando la reflexión serena, tranquila, desacelerada, lenta….pero firme.

Lo hace además, dedicando su vuelta a su imagen de cabecera, el Alma del Ebro, la escultura que el artista Jaume Plensa creó para la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Una escultura vinculada a Protocolarte por muchos motivos y a la que debía ya, desde hace tiempo, un artículo. De hecho algunas de las palabras del relato que hoy leeréis fueron escritas años atrás, forman parte de esos borradores que quedan a la espera de que llegue su momento, confiando en que no siempre la distancia suponga su olvido.

Copia de DSCN0710

Instalación de la escultura El Alma del Ebro

Esas palabras escritas hablaban de la semana pasada para referirse a un hecho que sucedió en 2013, una distancia temporal que hoy no importa porque la magia de los relatos nos permite recuperar el tiempo dormido, despertar siete años después y descubrir que tus palabra recuperan su sentido ahora, en este preciso momento.
Porque una semana pasada de hace siete años comencé a escribir…

….el artista Jaume Plensa, recibía el “Premio Velázquez de Artes Plásticas”, al hacer entrega, Su Majestad la Reina manifestaba sentir “una alegría especial” y dedicaba unas palabras para elogiar a un “artista que utiliza las ideas como materia prima, que plasma la esencia de lo humano en la forma al reunir pensamiento y…fisicalidad, un escultor que tiene la habilidad de ser un artista intelectual sin perder humanidad”. Una acertada forma de describir a Jaume Plensa, un artista cuyas creaciones traspasan los límites de la simple contemplación convirtiendo a quienes las observan en parte de su obra. Sucede con su famosa“Crown Fountain” o “Dream” obras singulares que generan infinitas sensaciones entre quienes deciden adentrarse en ellas y dejarse llevar.

Y así continuaba ese relato…

No he tenido la oportunidad disfrutar directamente de estas obras en pero la fortuna quiso que, un elemento tan esencial como el agua, presente en la obra de Plensa, trajese hasta mi ciudad una obra de este artista por la que siento especial debilidad: “El Alma del Ebro”.
Letras que forman al ser humano, letras que forman palabras, palabras que construyen textos, textos con los que comunicarnos, donde cobijarnos y, a través de los cuales podemos, también, observar el mundo. Un espacio de reflexión, contemplación, meditación e interacción. Eso es el “Alma del Ebro”, una obra que llegó a nosotros con motivo de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008.

194230

Los Príncipes de Holanda durante su visita a la Exposición Internacional de Zaragoza 2008

 

Durante aquel verano el Alma del Ebro, ubicada junto al Palacio de Congresos (espacio de celebración de las principales ceremonias), se convirtió en punto de encuentro donde se realizaron innumerables fotos institucionales. El bullicio y la intensidad de aquellos días quizá no permitió conocer el significado más profundo de esta escultura, de este espacio en el que merece la pena adentrarse y dejarse atrapar. Los innumerables actos y ceremonias de los que fue testigo, han dejado paso a los encuentros cotidianos, quizá no tan solemnes, pero no por ello menos importantes. El “Alma del Ebro” sigue siendo punto de encuentro para muchos, marco inigualable donde retratarse pero también, un lugar donde refugiarse y una ventana por la que mirar. Un espacio que adquiere sentido al ser observado, al ser vivido, al ser sentido …un espacio que nos emociona, un espacio Protocolarte…(Borrador del artículo El Alma del Ebro, noviembre de 2013)

img_20150918_173553.jpg

El Alma del Ebro en Protocolarte

Un espacio que ha despertado de nuevo las ganas de compartir palabras, reflexiones, momentos con vosotros mis lectores. Protocolarte quedó en pausa hace dos años, ya… Nuevos proyectos obligaron a ello, una retirada necesaria y fructífera que ahora me permite volver y que además me ha llevado estar cerca, de nuevo, del Alma del Ebro. ¿Casualidad? ¿destino?… No importa, lo cierto que ahí está, mi alma, junto a la del Ebro, llena de letras, palabras, sentimientos y emociones, que adquieren nuevo sentido al ser compartidas.

Llegó el momento de volver, aprovechando otra pausa, una generalizada de la que confío que saldremos, como tantas otras veces, de la mejor manera posible, cada uno con su circunstancia, eso sí, sin perder de vista que, cada circunstancia cuenta y, sustenta un engranaje del que todos formamos parte.

Gracias por estar ahí

Protocolarte se toma una pausa

2018-01-15 11.03.49

Tras un periodo de reflexión creo que ha llegado el momento de declarar a Protocolarte en pausa. No quiero poner punto y final porque, de momento, no siento la necesidad de dar fin a un proyecto que surgió por amor al arte del protocolo y ante el deseo de comunicar aquellos contenidos que ya no podía compartir con mis alumnos. Quedarme sin trabajo me llevó a crear este blog que tantas satisfacciones me ha dado desde que comencé a escribir allá por 2013.

Poder expresar y compartir mi visión del mundo del protocolo con compañeros de profesión, muchos de ellos ahora amigos, ha sido, sin duda, de lo más gratificante. También lo ha sido la oportunidad de acercar y dar a conocer esta disciplina a quienes son más o menos ajenos a este mundo pero tienen cierta curiosidad y ganas de aprender un poquito con quienes intentamos desmontar algunos de esos tópicos que amenazan diariamente al protocolo, como quienes pretenden o creen “romperlo” sin conseguirlo, o quienes lo reducen a una serie de normas de educación, muy necesarias pero que no ponen de manifiesto todas las funciones que debe desempeñar un buen profesional de protocolo.

Pero hoy no toca aclarar conceptos; explicar cómo se organiza un acto, una ceremonia o un evento; o manifestar la pasión y el respeto que sigo sintiendo por una disciplina que conocí gracias a grandes profesionales que siguen demostrando su valía con su esfuerzo diario.

Hoy toca dedicar mi esfuerzo y mis reflexiones a otras actividades que requieren un tiempo que me impide mantener la dedicación que este blog y, sobre todo, vosotros, mis lectores, merecéis. No os dejo huérfanos de contenidos sobre protocolo, hay excelentes blogs que siguen al pie del cañón, algunos llevan más tiempo que yo escribiendo y otros han ido surgiendo durante estos años. No citaré ninguno porque no quiero dejarme a nadie, pero seguro que quienes me seguís en redes sociales habréis comprobado mis debilidades o afinidades protocolarias.

Seguiré leyendo a mis compañeros, pero la pausa de Protocolarte se hace extensible a aquellas redes en las que estoy, no desaparezco definitivamente, creo sinceramente en ellas como medio necesario de interacción y comunicación pero ahora, como os comentaba, necesito dedicar tiempo y atención a otras actividades ajenas a ellas y mi participación en las mismas va a ser muy limitada.

No quiero que este artículo suene a despedida, no lo es, es tan solo una pausa, un hasta pronto amigos.

Muchas gracias por estar ahí,

Belén Egea

 

All you need is love…¡Feliz 2018!

IMG_20160620_075055

Sí, si, ya sé que nuestros deseos de paz, amor y felicidad deberían mantenerse durante todo el año, es más, lo que deberían es hacerse realidad y no tener que desearlos. Pero, lo confieso, no puedo evitar, en estas fechas, sentir esa necesidad de desearlos con más fuerza. Será por contagio, “presionada” por la publicidad o condicionada por el entorno, no lo sé, pero es así y, no creo que sea malo.

Agradezco todas las felicitaciones que recibo, de la manera que sea, más o menos personales, llamadas, correos, mensajes…todo es bienvenido en estas fechas. También las comidas familiares, encuentros con amigos que están lejos y, con los que tienes cerca. Sí, también en ocasiones me quejo de los excesos – demasiada comida, demasiados regalos…- pero, en el fondo, me gusta, me encanta compartir todos esos momentos estos días, en los que la nostalgia, la ilusión y las buenas vibraciones se entremezclan por igual.

Por eso no quiero dejar de desear, de felicitar y de recibir felicitaciones en las que la paz, la felicidad y el amor lo inundan todo.

Porque, en definitiva, eso es lo que mueve el mundo, lo que hace que sigamos en pie a pesar de nuestros errores, que son muchos. Pero que queréis que os diga, sigo confiando en el mundo, en todos vosotros y muy especialmente, en quienes todavía tienen mucho que decir. Por eso este año mi felicitación parte de ellos y va dedicada a todos:

All you need is love

¡Feliz Año Nuevo!

 

Un poco de urbanidad…por favor

862452

El hecho de que muchos asocien el término “urbanidad” a una serie de normas establecidas en una determinada época ya pasada, no debería hacernos perder de vista la necesidad de seguir estableciendo una serie de pautas que pongan de manifiesto el respeto que debemos a los demás y a nosotros mismos si queremos que la convivencia en sociedad sea positiva.

Es evidente que la sociedad ha cambiado y que pautas y costumbres que en otra época facilitaban esa convivencia ahora son impensables. Pero la urbanidad, como conjunto de reglas o convenciones que propician una interacción social positiva, donde la ofensa y la humillación no tienen cabida, sigue siendo imprescindible.

De hecho, aunque ya no se use tanto el término, si que sigue existiendo una preocupación por la buena educación (o por la falta de ella), preocupación que ha sido constante a lo largo de la historia, ya que parece ser que tenemos cierta tendencia a pensar aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” y que la urbanidad o buena educación siempre están en crisis.

Esa crisis tiene de positivo el hecho de que hay una necesidad constante de mejorar nuestro comportamiento y, de negativo, que pone de manifiesto la existencia de maneras de actuar que no favorecen la convivencia. Empeñarnos en lamentar nuestra falta de civismo apelando a un pasado “ideal” de poco sirve, teniendo en cuenta además, que ese pasado no debía ser ni más ni menos ideal ya que, como hemos comentado, en toda época ha habido lamentos.

Debemos centrarnos en lo bueno que tenemos, que también lo hay, y poner remedio a aquello que nos aleja de la buena convivencia, que falta nos hace. Hoy más que nunca la globalización, favorecida por el uso de las nuevas tecnologías, ensalza valores como la tolerancia, la solidaridad, el respeto a la diversidad y la paz. Pero de poco nos sirve ensalzar esos valores universales si no somos capaces de manifestarlos a través de formas o comportamientos cotidianos que propicien la armonía que se consigue con la práctica de los mismos.

Actos cotidianos tan aparentemente sencillos como escuchar sin interrumpir; contestar sin gritar, insultar o menospreciar a los demás; agradecer un gesto amable; disculparse ante una falta o un descuido; reconocer una equivocación; o conceder a los demás el beneficio de la duda, siguen siendo en muchos casos una asignatura pendiente.

Costumbres o normas (aunque no estén escritas) como la de ceder el asiento a quien más lo necesita o saludar cuando llegamos a un sitio, revelan nuestra consideración hacia los demás. Una consideración que deberíamos mostrar en todos aquellos ámbitos en los que nos relacionamos, estableciendo o tratando de seguir pautas que favorezcan el entendimiento y el respeto mutuo, también en el mundo virtual donde las descalificaciones, reproches y humillaciones siguen siento tan graves como en el mundo “real” o no virtual.

La urbanidad, como conjunto de normas que facilitan la buena convivencia, sigue siendo una necesidad. Saber adaptar esas normas al tiempo que nos ha tocado vivir y expresarlas a través de unas determinadas formas, exige un esfuerzo común en el que todos deberíamos estar implicados y en el que el consenso debería ser fundamental. Quienes asumen la representación institucional de un colectivo o quienes adquieren la responsabilidad de educar, ya sea en el ámbito escolar, deportivo o familiar, deberían (o deberíamos) ser los primeros en poner en práctica esas formas sin las cuales esos valores, que hoy tanto proclamamos, como la paz, la tolerancia o la solidaridad, se quedan en simple teoría.

Feliz día

Cine y Protocolo: El discurso del Rey

el-discurso-del-rey-trailer-espanol

Quienes seguís Protocolarte desde hace tiempo sabéis que uno de mis temas favoritos es la comunicación, en especial, todo lo relacionado con la comunicación oral. Por ese motivo, han sido varios los artículos dedicados a este tema.

Me preocupaba y me sigue preocupando el hecho de que “hablar en público” siga siendo nuestra “asignatura pendiente”. Aunque, sin duda, creo que va mejorando la concienciación sobre este tema y que, cada vez, se van dando más acciones encaminadas a suplir esta carencia.

Y es que esta labor de expresar oralmente aquello que queremos comunicar, debe comenzar desde nuestra más tierna infancia e ir adaptándose a cada etapa educativa. Potenciando en los chavales una habilidad que puede desarrollarse a base de esfuerzo, trabajo, constancia y comprensión, y que es imprescindible para desenvolverse en cualquier ámbito de la vida, tanto en el personal como en el profesional. Hablar en público, debería ser una asignatura obligatoria”

Hoy en día nadie pone en duda “el valor de la comunicación oral”, el poder que nos otorga un buen discurso, pero precisamente por ese poder que tiene deberíamos ser cuidadosos con aquello que decimos y utilizar buen nuestras habilidades comunicativas, no solo para beneficio propio sino sin dejar de lado el componente ético que debería formar parte de todo buen discurso.

Ya que “ese poder que nos otorga la oratoria lleva aparejada una gran responsabilidad. En el “mundo real” nunca debemos perder de vista la ética, es decir, debemos ser conscientes de lo que está bien y de lo que está mal, de lo que favorece únicamente nuestros intereses personales o de aquello que fomenta la solidaridad y el respeto hacia los demás.”

Hablar en público es una habilidad que requiere trabajo, esfuerzo, constancia y un proceso de aprendizaje en el que intervienen múltiples factores: capacidad de adquirir seguridad y confianza en uno mismo; habilidad de elaborar un discurso bien estructurado; capacidad de adaptación a diferentes públicos; dicción y modulación de la voz; utilización del lenguaje corporal; de soportes de apoyo…Diversos factores que no dependen únicamente de la capacidad o aparente “facilidad” que puedan tener ciertas personas a la hora de hablar en público, sino que, como ya señalaba, bien trabajados pueden aportarnos (incluso a quienes nunca nos atrevíamos a levantar la mano en clase)  la capacidad de adquirir una habilidad totalmente necesaria en un mundo en el que la comunicación es un valor en alza.

Por ese motivo, porque creo sinceramente en el valor de la comunicación oral, este martes no me voy a perder la tercera sesión del Ciclo: Cine y protocolo, en la que se va a proyectar la película “El discurso del Rey”. El coloquio será moderado por Fernando Latorre, miembro de la delegación de la Asociación Española de Protocolo en Aragón y responsable de la Oficina Universitaria de Atención a la Diversidad, y se tratarán todos aquellos aspectos necesarios para conseguir una Comunicación eficaz.

Para más información consultar aquí.

 

 

 

Cine y Protocolo

Presentación1

Gracias a la magia del cine podemos viajar en el tiempo, acercarnos a lugares lejanos o imaginarios, conocer otras culturas, diferentes formas de pensar o actuar y, curiosamente, idénticas formas de sentir. El buen cine provoca en nosotros diversas emociones: rabia, tristeza, ira, alegría, miedo, pasión, ternura…Un sinfín de sensaciones que merece la pena experimentar porque solo, de esa forma, seremos capaces de poder comprender a quienes sentíamos diferentes o distanciarnos de quien creíamos ser semejantes.

Nuestros viajes en el tiempo, el descubrimiento de otras culturas y personajes capaces de mostrarnos realidades tan aparentemente distantes como íntimamente cercanas, nos brinda la maravillosa oportunidad de aprender y, por tanto, de crecer como personas.

El cine puede ser un estupendo recurso didáctico con el que aprender historia, literatura, economía, ciencia y, por que no, Protocolo.

Hay magníficas películas que nos permiten aproximarnos a un mundo, el del Protocolo, que todavía sigue siendo desconocido o mal entendido por muchos. Quedarse en la superficie de una disciplina que, bien utilizada, puede favorecer una comunicación capaz de posibilitar una interacción favorable y beneficiosa para diversos interlocutores, requiere un ejercicio de comprensión, estudio, reflexión, trabajo y dedicación, que no siempre vemos reflejado en los medios los profesionales de Protocolo.

La tan recurrente expresión “romper el protocolo” o el hecho de presumir de “saltárselo” denotan, para quienes hemos hecho el esfuerzo de formarnos en esta disciplina, cierta ignorancia o, lo que es más grave, arrogancia por parte de quien la utiliza. Sobre nosotros también recae la responsabilidad de no culpabilizar a quien por ignorancia manifiesta estas expresiones, tratando de aclarar las veces que sea necesario que el Protocolo es, nada más y nada menos, una herramienta de comunicación que utiliza y trata de poner en orden símbolos y pautas de actuación con el fin de transmitir un mensaje. Se basa en normas, tradiciones y costumbres que no son impuestas por el “Protocolo” -como si de un ser superior se tratase- sino por personas que, como representantes de una institución, entidad o colectivo, necesitan utilizar una serie de símbolos o gestos pautados que ponen de manifiesto y refuerzan esa identidad necesaria que todo colectivo necesita para sentirse parte de un todo.

Gestos de respeto, gratitud, deferencia, distanciamiento o cercanía, que se traducen en la forma de colocar una bandera, ocupar un determinado lugar en una mesa, escoger el momento adecuado en la intervención de un discurso o gestionar todos y cada uno de los aspectos relacionados con la organización de un evento. Una traducción que constituye el reflejo de las funciones encomendadas a aquellos que se dedican a la compleja labor de aplicar adecuadamente el Protocolo.

El “Protocolo” o sus profesionales no imponen costumbres o tradiciones, tan solo tratan de utilizar los recursos apropiados que pongan de manifiesto las mismas con el propósito de favorecer el encuentro entre dos partes. Por eso, el protocolo es capaz de adaptarse a los cambios necesarios que la lógica evolución del tiempo y las personas provoca en ciertas costumbres y tradiciones, que se van modificando con el fin de salvar esos desencuentros que dificultan la interacción entre las personas. Cambios que solo tienen sentido si son guiados por la reflexión, la prudencia y el consenso que nos permite evolucionar sin perder nuestra esencia.

Quedarnos, sin más, en la apariencia final de la celebración de un determinado acto, nos puede hacer perder la perspectiva de todo el trabajo de reflexión, estudio, análisis de objetivos, coordinación, previsión de material y personal, montaje de escenario, pruebas, ensayos…que hay detrás de cualquier evento.

Poder vivir en primera persona lo que el trabajo de Protocolo supone, no siempre está al alcance de todos, por eso, el cine, es una magnífica oportunidad para acercarse a un mundo tan apasionante como desconocido. Por eso, desde la Delegación de la Asociación Española de Protocolo en Aragón, hemos pensado que organizar un Ciclo de Cine y Protocolo, puede ser la forma de dar a conocer una herramienta de comunicación que bien utilizada puede ser realmente valiosa.

Con este propósito hemos seleccionado tres películas: The Queen; Vatel ; y El Discurso del Rey, que abordan todos los aspectos anteriormente mencionados, y que nos van a permitir adentrarnos en esos momentos de reflexión, dudas, encuentros y desencuentros, consenso, determinación, trabajo, en definitiva, en todo un proceso necesario que nos hará comprender mejor en que consiste el Protocolo.

Os invitamos a participar en este ciclo de cine, que con tanta ilusión hemos preparado, para descubrir y compartir con todos vosotros el apasionante mundo del Protocolo.

CICLO: CINE Y PROTOCOLO

Proyección: The Queen.

  • Antonio Rodríguez de Rivera, Jefe de Relaciones Institucionales y Protocolo de la Delegación del Gobierno en Cataluña. Modera: Belén Egea. Licenciada en Historia del arte y especialista universitario en Protocolo y Ceremonial.
  • 14 de noviembre, 18.30 h.
  • Más información e inscripción, pincha aquí.

Proyección: Vatel.

  • María Jesús Serrano, de la empresa Ideas a Mares. Beatriz Freixas. Técnico de Protocolo en el Ayuntamiento de Zaragoza.
  • 21 de noviembre, 18.30 h.
  • Más información e inscripción, pincha aquí.

Proyección: El discurso del Rey.

  • Ricardo Pereda. Presidente DIRCOM Aragón. Modera:Fernando Latorre. Responsable de la Oficina Universitaria de Atención a la Diversidad. Experto en Protocolo
  • 28 de noviembre, 18.30 h.
  • Más información e inscripción, pincha aquí.